La posverdad y su expansión a Opel

  • La representación sindical, con un boicot permanente a propuestas de CCOO y UGT, negocian en la mesa

27/01/2020.
Ana Sánchez, Secretaria General de CCOO Industria Aragón

Ana Sánchez, Secretaria General de CCOO Industria Aragón

Durante y tras las últimas elecciones en Opel se está produciendo una situación que vivimos día a día, y que en política internacional y nacional ha funcionado, y parece que en Opel también funciona, muy basada en el uso de las redes sociales.

Como en el ámbito político, verifica las tres reglas de oro de la intoxicación:

Eje 1. Negar la realidad por decirlo de alguna manera la realidad científica, de igual manera que pese a las opiniones científicas Trump o Bolsonaro por poner un ejemplo niegan el cambio climático, en Opel se niega que el volumen de ocupación y empleo en la planta se basa en el último convenio.

Eje 2. Emitir y difundir afirmaciones que directamente son falsas con pleno conocimiento de ello (por seguir la línea argumental de igual manera que Pablo Casado afirmó en su día que pasaban ¡millones¡ de inmigrantes por el sur de España, o cuando Santiago Abascal dice que hay muchas denuncias falsas por violencia de género, cuando los datos de la Justicia española los sitúan en el 0,1% de las denuncias). Lo importante no es la veracidad. Es el regustillo que deja.

Eje 3. Deshacerse de cualquier responsabilidad, ni por acción u omisión., aunque sea evidente que se tiene (seguimos con los ejemplos, la quema del Amazonas parecía ser responsabilidad de los indígenas, aliados con Leonardo Di Caprio, pero en ningún caso del Gobierno brasileño).

Esta situación ha provocado en muchos países, también en España el avance de la ultraderecha, no solo con los votos de la derecha económica, sino con los votos de trabajadores y trabajadoras que con las tres herramientas que he enumerado creen a pies juntillas lo que afirma la derecha y la ultraderecha y que por normal general son de un perfil altamente insolidario.

Esta situación se ha producido simultáneamente a un ascenso de la ultraderecha o lo que es lo mismo de las posiciones más individualistas, que ponen en el punto de mira organizaciones o iniciativas de carácter social y global, que extiendan su horizonte más allá del interés individual.

Pues exactamente esta situación es la que tenemos en la representación sindical dentro de la planta de Opel, con un boicot permanente a las propuestas que CCOO y UGT consiguen negociar en la mesa. Antes del acuerdo es boicot verbal, a partir del acuerdo boicot por escrito.

En Opel, esta forma de proceder ha devenido en que la negociación de las cosas más importantes y las menos importantes, sean para tres sindicatos sencillamente la ocasión de «dar leña al mono» sin importar ni la negociación ni su resultado, porque el desacuerdo está decidido de antemano

Algunos ejemplos de desinformación:

Se difunde por ejemplo que en Opel las incorporaciones nuevas cobran menos que en el convenio del metal. Falso. Que se cobran 800 euros. Falso. Los contratos son a tiempo parcial por el 65% de las jornadas y se complementan hasta el 99% de la misma salvo rarísimas excepciones.

Quizás sería más sindical decir que la utilización de los contratos a tiempo parcial tiene que tener cierto criterio y no ser un contrato si o si generalizado. Es lo que decimos CCOO.

En Opel las incorporaciones nuevas cobran menos que en el convenio del metal. Falso.

Es cierto que desde la inclusión de la planta en PSA el contrato estándar es el de tiempo parcial. Es voluntad y prioridad de CCOO modificar esta situación.

Se difunde que nadie quiere trabajar en Opel. Falso. La primera petición de las contratas auxiliares de Opel es que ante internalizaciones de actividades de dentro de la planta se les dé la opción de incorporación en Opel.

Se difunde que estamos poniendo en peligro la conciliación de la vida laboral y familiar. Falso. Es cierto que se trabajan hasta un máximo de 20 sábados, pero también es verdad que pueden cambiarse por tiempo de descanso. Esto partiendo del principio de que no es posible pensar en una industria del auto en Europa en la que no haya flexibilidad productiva. O la flexibilidad (los 20 sábados los trabajamos todos) o la flexibilidad se da por la vía de las ETT, o turnos especiales (los que no quiere nadie) para nuevas contrataciones. Esta fórmula se utiliza en PSA pero nosotros siempre la hemos desechado, porque esta es la fórmula de mayor precariedad que existe.

Se reivindica constantemente la asamblea como fórmula de «dar la palabra» a los trabajadores y trabajadoras, pero en la asamblea que convocaron conjuntamente, algunos trabajadores plantearon la convocatoria de una huelga y ni siquiera se incluyó ni en las conclusiones ni en las propuestas resumen de la asamblea, independientemente del recorrido que pudiera tener esta propuesta. Se trata claro que sí de que las propuestas que hacen las organizaciones prosperen pero aunque no sea así se trata de tener posición.

A veces, los sindicalistas que acertada o incluso desacertadamente buscamos alternativas a los problemas nos cansamos de luchar con lo que se ha denominado con el bonito nombre de la posverdad pero que en cristiano se llama difundir falsedades.

Desde CCOO estamos dispuestos a trabajar con el resto de trabajadores y trabajadoras, pero sobre todo estamos dispuestos a escuchar a los jóvenes, en primer lugar a aquellos que han decidido pertenecer a CCOO porque ellos en muy poco tiempo van a ser quienes dirijan el futuro de la empresa, y decidan las acciones sindicales necesarias para cambiar todo aquello que deseen cambiar. Pertenecer a una organización es importante pero sobre todo es más no dejarse llevar por titulares llamativos y espigar cuales de estos titulares tienen sentido, cuales responden a la realidad y cuáles no.

*Secretaria general CCOO Industria Aragón

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.